Resumen de El corazón del hombre (Erich Fromm)


El corazón del hombre es un libro que analiza la condición del hombre a través de la sicología: si éste es bueno o malo, su libertad, determinismo y alternativismo en la toma de decisiones, lo que lo hace decadente y lo que lo hace venerable.

I. El Hombre. ¿Lobo o cordero?

Capítulo introductorio que plantea la pregunta inicial “el hombre es lobo o cordero, es bueno o es malo” La historia del hombre se ha escrito con violencia, con sangre. En parte, debido a los líderes que representan los lobos: Stalin, Hitler, etc. y los corderos que tratan de imitar a los lobos. Si la naturaleza humana tiende, intrínsecamente a destruir, todos somos lobos.

El hombre tiene dos capacidades entre las cuales debe elegir él mismo: el bien y el mal.

El hombre ordinario con poder extraordinario representa el mayor peligro para la humanidad ya que puede provocar guerras, alentar a muchos otros a seguirle, y a través de las pasiones, puede convertir a los corderos en asesinos.

Existen tres orientaciones en la condición humana que presentan a su vez, su contraparte o antítesis. Las primeras son consideradas como parte del síndrome de decadencia, mientras que las segundas conforman el síndrome de crecimiento. Dichas orientaciones son:

  • Amor a la muerte vs. Amor a la vida
  • Narcisismo maligno vs. Amor al hombre
  • Fijación simbiótico-incestuosa vs. Independencia

Cada individuo avanza en la dirección que ha elegido: la vida, la muerte, el bien o el mal.

II. Diferentes tipos de violencia

Violencia juguetona o lúdica

Se encuentra en las formas de violencia que se ejercitan para ostentar destreza, no para destruir y no es motivada por el odio ni por un impulso destructor: es una forma de juego (karate, budista zen, kapuera, etc) Es el despliegue de la destreza, no la destructividad.

Violencia Reactiva

La que se emplea en defensa de la vida, la libertad, la dignidad, la propiedad. A veces este tipo de violencia es manipulada por jefes políticos que sólo desean alcanzar sus propios fines, sin embargo, ello depende de la falta de pensamiento de individuo o nación y a la dependencia emocional que sientan éstos por dichos líderes.

Violencia por frustración

Provocada por celos y envidia.

Violencia vengativa

Sirve a la función biológica de la supervivencia. La persona madura y productiva es menos manipulada por la venganza que la persona neurótica a quien se le dificulta vivir independientemente y en plenitud. Este tipo de violencia está relacionada al quebrantamiento de la fe.

Violencia compensadora

Este tipo de violencia es sustituta de la actividad productora en una persona impotente por motivos de debilidad, angustia, incompetencia, falta de creatividad, mediocridad, etc. Compensa su impotencia a través de la violencia y de ella se deriva el sadismo: miedo a la libertad. El placer del dominio completo sobre una persona o un ser animado es su esencia. El Coliseo romano es un monumento al sadismo.

Sed de sangre

Matar es una forma de trascender la vida cuando está envuelto en la embriaguez de la sangre para sentirse vivo.

III. Amor a la muerte y amor a la vida

Síndrome de decadencia

Es la quintaesencia del mal, en donde convergen tres orientaciones malignas: la necrofilia, el narcisismo y la fijación simbiótica en la madre.

Necrofilia

Amor a la muerte. Los necrófilos viven en el pasado, no en el presente ni futuro. Aman los cadáveres, la matanza, la destrucción, la descomposición. Transforman lo orgánico en inorgánico. Aman todo lo que no crece y es mecánico. Ejemplo: Hitler

Biofilia

Amor a la vida. Tendencia a conservar la vida y a combatir la muerte; presente en todos los individuos. El hombre cuerdo ama la vida, la tristeza es pecado y la alegría virtud. El pleno despliegue de la biofilia está en la orientación productiva.

Aquel con biofilia es un santo y el necrófilo es un loco.

Homo consumens – homo mechanicus

Hombre autómata, hombre organización e indiferente a la vida. Hombre artefacto atraído por lo mecánico y predispuesto contra lo vivo. El industrialismo humanista va en contra de los principios de la vida.

IV. Narcisismo individual y social

En este capítulo se desarrolla el estudio del narcisismo para la comprensión del nacionalismo y las causas de la guerra.

El primer estado de narcisismo, narcisismo primario, se desarrolla en el feto y posteriormente en la temprana infancia hasta que el niño descubre los objetos y las personas a parte de él.

El segundo estado, se denomina narcisismo del hombre demente, atribuido a quien ha a alcanzado altos niveles de poder. Ejemplos: los faraones egipcios, los césares, Hitler, Stalin, etc.

El tercer estado pertenece al narcisismo común del hombre neurótico “normal”, el cual se manifiesta de distintas formas:

  • El amor a su cuerpo
  • No poder percibir la realidad en otra persona como diferente a la suya
  • Por lo general, no escucha lo que dicen las demás personas ni le interesa hacerlo
  • Es susceptible a críticas
  • Es una pasión cuya intensidad puede compararse al deseo sexual o el deseo de vivir

Narcisismo de grupo

  • Se desenvuelve cuando existen carencias en una sociedad, las cuales son sustituidas por una justificación narcisista grupal con el fin de mantener la cohesión. Ejemplos: nacionalismo y narcisismo racial nazi.
  • La carga narcisista grupal disminuye cuando ésta se concentra en desarrollar producciones valiosas materiales, intelectuales o artísticas.
  • Falta de objetividad y juicio racional.
  • Es utilizado como condición sicológica necesaria para emprender la guerra.
  • Es antagónico a la razón y el amor.

El hombre es plenamente maduro cuando deja de ser narcisista. El humanismo consiste en sentir que nada humano es ajeno a uno, que “yo soy tú”.

V. Vínculos Incestuosos

La influencia seductora de los padres es causa muy importante de las tendencias incestuosas. El vínculo incestuoso con la madre conlleva al sentimiento de miedo y destrucción por ella, el cual sólo se romperá al cortar el cordón umbilical, es decir, la dependencia de la madre.

En medida que una persona está atada a dicho vínculo, se debilita su independencia, su libertad y su responsabilidad.

Niveles de fijación incestuosa

Nivel benigno: Estos individuos necesitan de una mujer que los consuele, los mime, los ame, los admire. Dicho nivel no altera la función sexual ni emocional del individuo.

Nivel grave y neurótico: Se divide en varios subniveles

  • Cuando se necesita una figura maternizante incondicional que espera y formula pocas exigencias
  • Angustia y rebelión ante la esposa-madre ante quien se somete y rebela constantemente

El manifestar una fijación incestuosa impide que el individuo se sienta libre, progrese y sea capaz de crecer, pues mientras siga dependiendo de la madre, el padre y mantenga un vínculo incestuoso inconsciente, el hombre no es capaz de sentirse en plenitud.

Síndrome de decadencia (nivel de regresión): Refiere a una persona mala, que traiciona la vida y el crecimiento puesto que es devota a la muerte y a la invalidez, al narcisismo, la muerte e incesto.

Síndrome de crecimiento (nivel de progresión): Refiere a la persona que ama la vida, es libre e independiente, es biófilo y ama al prójimo.

VI. Libertad, determinismo y alternativismo

Este capítulo es la conclusión final de todos los temas tratados a lo largo del libro.

La esencia del hombre definida como una contradicción inherente a la existencia humana se encuentra en dos hechos:

  • El hombre es un animal con instintos insuficientes a comparación de los animales para su supervivencia y por ello crea herramientas y el lenguaje.
  • El hombre es consciente de sí mismo: su pasado, presente y futuro; amigos, enemigos, alternativas, opciones, etc.

El hombre no es bueno ni malo, puede regresar en algún momento a orientaciones destructoras e irracionales o puede progresar hacia la orientación ilustrada y progresiva.

La libertad del hombre

Se basa en la capacidad de seguir la voz de la razón, de la salud, del bienestar, de la conciencia contra las voces de pasiones irracionales. Cuando se es gobernado por pasiones, el individuo es cautivo; cuando gobierna la razón, es libre. La libertad no es el hecho de ejercer el libre albedrío, sino saber tomar la mejor elección basándose en el conocimiento:

  • Conocimiento del bien y el mal.
  • La acción adecuada para el fin deseado.
  • Conocimiento de las fuerzas detrás del deseo – deseos inconscientes.
  • Conocimiento de las posibilidades reales entre las cuales se puede escoger.
  • Conocimiento de las consecuencias de la elección tomada.
  • Conocimiento de que éste como tal es eficaz sólo si hay voluntad de obrar.

El hombre fracasa en el arte de vivir porque no se da cuenta cuando debe tomar decisiones que le permitan ser libre, fortalecer su corazón en lugar de endurecerlo cada vez que toma una decisión incorrecta. Para tomar dichas decisiones, existen posibilidades reales que se toman, o una u otra, las cuales están determinadas, ya sea por la razón o por la pasión del individuo. Las acciones del hombre siempre son causadas por inclinaciones inconscientes que operan en su personalidad.

El hombre es libre de elegir entre el bien y el mal, entre alternativas que en sí mismas están determinadas por la situación total en que él se encuentra.

Fuente