Resumen de Macbeth (Shakespeare)


Macbeth es una historia total de maldición, de brujería, poder y traición. El ambiente nocturno de pesadilla satura toda la tragedia. Macbeth y su esposa consiguen la corona de Escocia con la ayuda de tres brujas y asesinando a aquellos que se interponían en su camino. El mal acaba por envenenar sus almas y la justicia da victoria a los que sufrieron del yugo de Macbeth.

Acto I

Escena I: Tarde tempestuosa

Tres brujas acuerdan el lugar y el momento en que se reencontrarán: cuando la batalla termine se toparán con Macbeth.

Escena II: Campamento

Duncan (rey de Escocia), Malcolm (hijo de Duncan) y Lennox (señor escocés) conversan acerca de la batalla que acababan de librar contra Noruega y la victoria devastadora de Macbeth. El rey de Noruega, con la ayuda del traidor de Caudor, había renovado la lucha contra Escocia, pero el terrible Macbeth luchó contra él y obtuvieron la victoria. Duncan decide darle a Macbeth el título y propiedad de Caudor, así como todo lo que le pertenecía.

Escena III: Un páramo

Macbeth y Banquo se encuentran en un páramo cuando las tres brujas le saludan y revelan que será señor de Caudor y futuro rey de Escocia. Asimismo, le revelan a Banquo que sus hijos serán reyes gracias al amable saludo que éste les hizo. Las brujas se marchan, Ross y Angus (señores escoceses) anuncian que el rey decidió nombrar a Macbeth señor de Caudor tras la ejecución de éste. Macbeth no comprende si es un bien o un mal lo que le depara, sus pensamientos son atterados por horribles imágenes que lo dominan y oscurecen su albedrío.

Escena IV: Habitación del palacio

El rey Duncan llena de elogios a Macbeth cuando éste llega. Duncan nombra a su hijo Malcolm heredero del trono y nombra a Macbeth señor de Caudor. Por su parte Macbeth considera al nuevo heredero un obstáculo para su ambicionado poder

Escena V: Habitación de Macbeth en el Castillo de Inverness

Lady Macbeth (esposa de Macbeth) recibió una carta de su esposo en donde le comunica lo ocurrido con las hechiceras. Ella piensa que Macbeth no sabe tomar atajos para obtener poder, pues le gusta ir por el camino recto, tiene ambición de gloria, pero teme el mal, quisiera conseguir por medios lícitos un fin injusto. Lady Macbeth se propone infundir en el alma de su esposo el deseo de obtener la corona, así que le pide a los espíritus del mal, inspiradores de todo crimen, que no sea descubierto su plan de asesinar al rey para que Macbeth tome el poder.

Macbeth regresa a casa y le avisa a su esposa que el Rey Duncan los visitará esa noche. Ella le pide que oculte sus intenciones contra Duncan y ella se encargará del resto.

Escena VI: Entrada al castillo de Macbeth

Lady Macbeth recibe con mucha cortesía, gusto e hipocresía al rey Duncan, quien se siente enormemente halagado por su hospitalidad y amabilidad.

Escena VII: Galería del Castillo de Macbeth

A Macbeth le acongojan los remordimientos por el plan de asesinar a su primo Duncan. La compasión y la conciencia lo hacen reflexionar, pero Lady Macbeth lo persuade para seguir adelante con el plan: ella embriagará hasta la pérdida de conciencia a los guardias del rey, después perpetuarán su asesinato e inculparán a los guardias. A pesar de que Macbeth siente inseguridad porque se frustre el plan, accede a continuar con lo proyectado.

Acto II

Escena I: Patio en el castillo de Macbeth

Banquo le dice a Hamlet que el rey está muy contento por la hospitalidad de su esposa, a quien decide enviarle una joya preciosa. Macbeth monologa un discurso oscuro anunciando que ha llegado la hora que lo invita al crimen contra Duncan para abrirle las puertas del cielo o del infierno.

Escena II: El mismo lugar

Lady Macbeth espera a que su esposo termine pronto con el asesinato porque teme que los guardias se despierten y los descubran. Macbeth consuma su crimen y sale desconcertado y mortificado porque su conciencia jamás recobrará la paz. Lady Macbeth le exige que recupere la serenidad y que deje de comportarse como un cobarde, apresura a su esposo para ensuciar a los guardias de sangre y lavarse las manos, pero Macbeth sólo desea que su memoria se extinga para no recordar su crimen.

Escena III: El mismo lugar

El diablo entra disfrazado de portero justo después del asesinato.

Escena IV: Entran Macduff, Lennox (señores escoceses) y un portero

A la mañana siguiente, Macduff pregunta por el rey, pero como éste no ha salido de su habitación, decide ir a despertarlo, pero se encuentra con su cuerpo apuñalado. Pronto descubren a los soldados con las dagas incriminatorias y las camisas manchadas de sangre, pero Macbeth ya los había asesinado argumentando que la enorme ira que sentía por semejante insulto y asesinato, lo impulsaron a vengar la muerte de su querido rey. Todos juran ser inocentes pero Malcom y Donalbain (hijos del rey) sospechan de traición de alguno de los presentes, pero deciden seguir con la farsa para no convertirse en blanco del verdadero asesino. Malcolm se va a Inglaterra y Donalbain a Irlanda.

Escena V: Exterior del castillo

Un viejo le comenta a Ross y Macduff que en sus 70 años de vida, nunca había visto cosas más extrañas y sobrenaturales. Macduff cree que los asesinos del rey eran los soldados pagados por sus dos hijos. Asmismo, notifica que Macbeth será coronado rey y que el cuerpo del rey será enterrado al día siguiente. Macduff se marcha a Faife y Ross, a Escocia.

Acto III

Escena I: Palacio de Fores

Macbeth y Banquo comentan que los hijos de Duncan lo están calumniando. Banquo cree que la predicciones de las brujas fueron acertadas en ambas ocasiones y ahora espera también su recompensa. Macbeth teme de Banquo, pues las brujas le auguraron que sus hijos serían reyes y él no está dispuesto a ceder el poder después de los sacrificios que ha hecho; por ello contrata a un par de sicarios para que asesinen esa misma noche a Banquo y su hijo, cuidando que no dejen ninguna evidencia que pueda inculparlo.

Escena II: Lady Macbeth, Macbeth y un criado

Macbeth le pide a su esposa que sea amable e hipócrita con Banquo, afirmando que debe deshacerse de ellos también, pues sólo el crimen puede consumar lo que ha empezado el crimen.

Escena III: Bosque a la entrada del Palacio

Los asesinos de Macbeth, emboscan la carreta de Banquo, a quien hieren mortalmente, pero su hijo alcanza a escapar.

Escena IV: Sala del palacio, mesa preparada para un festín

Los sicarios le informan a Macbeth lo ocurrido. Éste se llena de angustia y miedo porque aún no tiene el trono asegurado. Lady Macbeth le urge a tomar asiento para hacer un brindis por el festín, pero Macbeth observa el espectro de Banquo sentado en su trono. Lleno de terror, vocifera que no puede sentarse allí, Lady Macbeth le exige que se comporte. El espectro de Banquo desaparece y Macbeth recobra la compostura, pero pronto se vuelve a alterar cuando observa al espectro de Banquo entre la gente durante el brindis. Los convidados se marchan y Macbeth le comenta a su esposa que Macduff se niega a obedecer y reconocer su autoridad, así que deberá tomar las medidas necesarias para que todos se rindan ante su voluntad.

Escena V: Un páramo Tempestad

Hécate reprende a las brujas por la ayuda que éstas le han ofrecido a Macbeth, todo en provecho de un ingrato, un ambicioso que sólo vela por su interés y no las considera. Hécate piensa engañar a Macbeth para llevarlo a su destino fatal.

Escena VI: Palacio de Fores

Lennox (señor escocés) cree que Macbeth demostró una gran lealtad por el rey muerto cuando asesinó a los guardias presuntamente implicados y que el hijo de Banquo asesinó a su padre, al igual que los hijos de Duncan, ahora ocultos en Inglaterra bajo el cuidado del rey Eduardo. Asimismo afirma que Macduff ha ido a aquella corte a solicitar ayuda.

Acto IV

Escena I: El antro de las brujas. Noche de tempestad

El maléfico espíritu Hécate les dice a las brujas que Macbeth no necesita de su ayuda, pues es malagradecido y que por lo contrario, le hagan daño. Las tres brujas están preparando un hechizo frente a una olla hirviendo mientras esperan a Macbeth, quien preocupado, les pide hablar con sus genios. Ellas realizan un conjuro y aparece una sombra que le advierte a Macbeth cuidarse de Macduff. Otra sombra le dice que para triunfar debe ser despiadado. Macbeth desea saber si seguirá en el poder, pero varias sombras que son la estirpe de Banquo, se pasean a su alrededor como reyes futuros. Las brujas desaparecen y Lennox le informa a Macbeth que Macduff pretende huir a Inglaterra. Macbeth decide enviar unos sicarios a Faife para asesinar a Macduff, su mujer, sus hijos y toda su parentela.

Escena II: Castillo de Macduff

Lady Macduff se queja que su marido se ha marchado a Inglaterra, abandonándola a ella y a sus hijos. Ross cree que Macduff ha sido sensato al marcharse para protegerse del tirano de Macbeth. Lady Macduff y sus hijos buscan alternativas para su nueva forma de subsistencia cuando de pronto irrumpen los sicarios de Macbeth y asesinan a la familia entera.

Escena III: Palacio Real de Inglaterra

Macduff busca a Malcolm en Inglaterra para luchar contra el tirano de Macbeth, pero como Malcolm desconfía, argumenta que no desea reinar porque no tiene las cualidades para hacerlo, puesto que es lujurioso y sólo echaría al infierno la miel de la concordia. Macduff se lamenta profundamente porque Escocia no tendrá libertador y es entonces cuando Malcolm comprende sus verdaderas intenciones y planea con Macduff un ataque con la ayuda del ejército inglés. Ross interrumpe para informar que Banquo ha muerto y que han asesinado a la familia de Macduff. Éste se ve impactado por la noticia y Malcolm le alienta a luchar por una venganza.

Acto V

Escena I: Castillo de Dunsiniana (un médico, una dama, Lady Macbeth)

Una de las damas de Lady Macbeth le informa al doctor que la señora se levanta por las noches sonámbula a escribir y después se vuelve a acostar. De pronto, Lady Macbeth sale de su habitación sonámbula y comienza a decir incoherencias relacionadas con los sangrientos crímenes que ha cometido. El médico advierte que no puede curar la murmuración que pregona su crimen, pues la maldad suele trastornar el entendimiento y el ánimo pecador divulga en sueños su secreto. Necesita un confesor, no un médico.

Escena II: Campamento

Agnus, Caithness y lennox (señores escoceses) comentan que se rumora la desesperación de Macbeth por el furor y afán de batalla, pues Malcolm y Macduff ya enviaron tropas inglesas para luchar contra él. Todos conocen el crimen oculto de Macbeth y saben que ahora tiembla porque sabe que su alma está condenada.

Las tropas inglesas se dirigen al bosque de Birnman para luchar contra el tirano.

Escena III: Castillo de Dunsiniana

Seyton, criado de Macbeth, le informa que se acercan 10 mil soldados ingleses. Macbeth espera que se desencadene una batalla sangrienta y luchará hasta la muerte, pero antes de marcharse al bosque de Dunsiniana, le pide al doctor que cure a su esposa del veneno que marchita su corazón.

Escena IV: Campamento a la vista de un bosque

Malcolm anuncia que ha llegado la hora de retomar posesión de sus casas y pertenencias arrebatadas por el tirano. Suardo advierte que Macbeth está muy esperanzado y los aguarda en Dunsiniana, pero Malcolm sabe que ya nadie apoya al tirano y éste perderá pronto.

Escena V: Alcázar de Dunsiniana

Macbeth se prepara para la batalla y Seyton le informa que su esposa ha muerto, se ha suicidado. Un espía le informa que el bosque de Birnman se acerca al de Dunsiniana, una visión que Macbeth no puede creer pero tras recordar las palabras de los genios, se convence de que es cierta la visión de su espía y deduce que no es conveniente quedarse allí

Escena VI: Explanada del castillo de Dunsiniana

Malcolm da sus instrucciones de ataque: Suardo dirigirá el ataque con su hijo primogénito. Macduff y Malcolm cuidarán de lo demás.

Escena VII: Otra parte del campo

La batalla inicia y Macbeth se defiende del hijo de Suardo, a quien hiere mortalmente. Después Macduff se enfrenta con él, pero Macbeth se siente confiado porque los genios le advirtieron que moriría en manos de un hombre que no nació de madre. Macduff le aclara que él es esa persona, pues lo arrancaron de las entrañas de su madre muerta.

Suardo es informado de la muerte de su hijo y Ross advierte que se han rendido los hombre de Macbeth.

Macduf aparece con la cabeza de Macbeth y Malcolm promete a todos los señores convertirlos en condes y condecorar honrosamente al hijo de Suardo, fallecido en función del deber. Asimismo, promete como rey establecer la armonía en las tierras oprimidas por el tirano decapitado.

Personajes

Macbeth: Personaje principal. Sobrino del rey Duncan de Escocia. Impulsado por su esposa y envenenado por el mal de las brujas, traiciona y mata a todo aquel que se interpone en su camino. Ambicioso por poder absoluto, pero desea alcanzar sus metas mediante medios lícitos, al principio, siente remordimiento de conciencia, pero el poder acaba por cegarlo completamente.

Lady Macbeth: Personaje principal. Esposa de Macbeth. Ella le escribe cartas a las brujas para que ayuden a su esposo a conseguir el poder. Asesina al rey y ayuda a su esposo mediante medios ilícitos a conseguir sus metas destructivas. Pierde la cordura por la enorme carga de conciencia al manchar sus manos de sangre y termina suicidándose. Mujer ambiciosa, malvada y de prácticas oscuras.

Las brujas: Personajes principales. Eligen libremente a sus víctimas sugiriéndoles el crimen y alimentándole hasta llegar a su culminación devastadora. Son brujas que contaminan y deforman el alma.

Malcolm: Personaje secundario. Hijo del rey Duncan que desea vengar la muerte de su padre. Es discreto e inteligente, pues prueba a Macduff para conocer su fidelidad.

Macduff: Personaje secundario. Señor escocés a quien le mató Macbeth toda su familia. Desea vengarse y liberarse del yugo del tirano.

Fuente