Resumen de Niebla (Miguel de Unamuno)


Augusto Pérez, un joven de muy buena posición, sale de su casa con el paraguas bajo el brazo pues amenaza con llover. Augusto vivía en una casa muy grande de la calle Alameda y en compañía de sus dos fieles sirvientes. Su madre había muerto dos años atrás y el era el único heredero de una considerable fortuna.

Augusto se pasaba la vida entre el casino -en compañía de su amigo Víctor-, sus paseos por la Alameda y su casa. Augusto había gozado de una buena educación y amaba la lectura, disfrutaba de sostener intensos monólogos con él mismo.

Una tarde, mientras se dirigía al casino, se cruzó con una joven de lindas facciones y, sobre todo, de unos ojos oscuros tan profundos como el abismo. La presencia de la joven llamó la atención de Augusto que al verla salir de un edificio, decidió preguntar por su nombre. Tocó a la puerta de la portera y ésta, Margarita, le habló de la maestra de piano. Se llamaba Eugenia, huérfana, vivía con sus tíos y tenía muchos pretendientes. Augusto se marchó turbado y dispuesto a ponerse en contacto con la joven. Ya en el casino, le contó a Víctor que se había enamorado a primera vista. De regreso en su casa, se dispuso a pensar en Eugenia y a escribirle una carta. Reconocía que la había vista muy poco y casi ni la recordaba, pero el efecto que le había causado era más profundo que eso: había descubierto a las mujeres y, con ello, el amor. Cuando Augusto lleva la carta a la portera, ésta le dice que la señorita Eugenia tiene novio. Augusto Pérez está dispuesto a luchar por su nuevo y, hasta entonces, único amor. Después de varios días, bajo cualquier pretexto se mete en la casa de Eugenia y conoce a sus tíos. Ermelinda, la tía, mujer interesada en el dinero, al saber la procedencia del joven decide apoyarlo en su conquista. La tía le informa a Augusto que Eugenia sufre mucho porque debe pagar la hipoteca de su casa.

Así pasan los días, Augusto pensando y pensando hasta que encuentra la forma de acercarse a su amor: pagarle la hipoteca. Después de un tiempo de frecuentar a los tíos de Eugenia, una tarde les informa que la deuda está saldada. Ludivina, la criada de Augusto, le informa que la maestra de piano pregunta por él. Eugenia rechaza su ayuda y le reclama sus intenciones de comprar su amor, además, ella asegura estar enamorada y próxima a casarse. Mauricio, el sobrino de la portera, es el galán de Eugenia, un hombre sin oficio ni beneficio y sin mayor iniciativa pero del cual la señorita está enamorada. Siempre que se encuentran, Eugenia le reclama sus pocas intenciones de trabajar y, ahora, lo amenaza con casarse con Augusto Pérez si no le deja otra alternativa. Mauricio le sugiere que acepte la propuesta, Eugenia se indigna y decide dejarlo. El tiempo pasa y Eugenia ha despertado en Augusto los deseos de enamorarse, además, es el consejo que le dan sus amigos. Después de consultar varias opiniones, Augusto decide buscar el amor en otras mujeres. A la ruptura con Mauricio, Eugenia decide reconciliarse con Augusto. La joven aparece en casa de Augusto, le agradece el pago de la hipoteca y le ofrece su amistad. El joven Pérez decide probar las intenciones de Eugenia pero cae en la trampa. Se van a casar pero, pocos días antes de la boda, Eugenia le escribe para decirle que se va con Mauricio quien a encontrado un empleo que el mismo Pérez le consiguió.

Después de darle mil vueltas al asunto, Pérez decide suicidarse pero antes quiere consultar otra opinión. Va a Salamanca donde vive Miguel Unamuno y le pregunta. Éste se niega rotundamente y le confiesa que Augusto es en ente de ficción que, además, no puede decidir sobre su destino. Unamuno decide matar a Augusto Pérez antes que él mismo lo haga. Esa noche, Augusto regresa a casa y les avisa a sus sirvientes que va a morir. Ludivina y Domingo creen que se ha vuelto loco, pero cuando Augusto se va a dormir ya no despierta.

Capítulos

I. Augusto ve a Eugenia y queda prendado de su belleza. Margarita, la portera de la señorita, le cuenta al joven sobre la muchacha.

II. Augusto Pérez, encantado con Eugenia, le escribe una bella carta.

III. En el casino, se encuentran Víctor y Augusto y éste último le confiesa que está enamorado.

IV. Mientras jugaba tute con Domingo, su criado, Augusto les contaba a Ludivina y su esposo acerca de Eugenia y sus intenciones de matrimonio.

V. Augusto se durmió pensando en su madre y lo que pensaría de Eugenia. Amanece y el joven espera respuesta a su carta.

VI. Con el pretexto de regresar un pájaro extraviado, Augusto entra en casa de la joven pianista y conoce a sus tíos.

VII. Augusto habla con su perro, Orfeo, del amor que cree sentir por Eugenia.

VIII. Se da la primera conversación entre Eugenia y Augusto, orquestada por la tía.

IX. Eugenia se encuentra en la portería del edificio con su novio Mauricio, ella le exige que consiga trabajo para poderse casar, de lo contrario, dará por terminada la relación.

X. Augusto está muy perturbado pues no sólo se siente atraído por Eugenia sino por todas las mujeres bellas que ve a su paso. Se lo confiesa a Víctor; el amigo le dice que la maestra de piano le ha despertado el deseo de amar.

XI. El joven llega a la casa de la maestra. Eugenia lo recibe y Augusto se pone sumamente nervioso. Eugenia se preocupa por él y, además, le aclara que está enamorada de otro hombre.

XII. Como de costumbre, Rosario, la mujer que plancha la ropa, aparece en casa de don Augusto. Sorpresivamente, el joven se siente atraído por ella y la besa.

XIII. Eugenia está en casa de Augusto. Ella le reclama haber pagado la deuda de la hipoteca y el pretender comprar, con esto, su amor.

XIV. En el casino, Víctor le cuenta a Augusto que su mujer está embarazada.

XV. Doña Ermelinda le reclama a su sobrina haberse negado a recibir el regalo de Augusto. Después de reñir, Eugenia asegura no importarle que Mauricio no trabaje y sea un haragán.

XVI. Eugenia y Mauricio pelean por lo mismo de siempre solo que, ahora, Mauricio le sugiera que acepte la oferta del joven ricachón.

XVII. Víctor le cuenta a Augusto la historia de un hombre que creyéndose cerca de la muerte se casó con una anciana por interés.

XVIII. Rosario volvió a casa de Augusto y éste le declaró, nuevamente, su amor.

XIX. Doña Ermelinda visitó a don Augusto para decirle que su sobrina estaba muy arrepentida de su comportamiento. Augusto insinuó que, ahora que había terminado con Mauricio, Eugenia deseaba burlarse de sus sentimientos.

XX. Mientras Augusto pensaba en la posibilidad de hacer un largo viaje, Eugenia se apareció para hablarle de su arrepentimiento y los deseos por ser su amiga.

XXI. Augusto platica con un amigo sobre la sicología femenina. El hombre le aconseja estudiar a la mujer en tres distintos casos.

XXII. Víctor le cuenta a su amigo de la felicidad que su hijo ha traído a su matrimonio y le recomienda casarse lo antes posible.

XXIII. Augusto pasa los días atormentado por su vida. Decide experimentar como le aconsejó su amigo y seguirle el juego a Eugenia.

XXIV. Rosario visita a don Augusto; ella lo empieza a besar y éste, confundido, la rechaza.

XXV. Augusto, atormentado, va a pedirle consejo a su amigo Víctor; el amigo le insiste en que se case con la primera que esté disponible.

XXVI. Temiendo ser rechazado, Augusto visita a Eugenia y le propone matrimonio. La maestra de piano acepta pero pone sus condiciones.

XXVII. La vida de Augusto cambia, pasa casi todo el tiempo con su prometida y ella abusa del amor que el joven le profesa.

XXVIII. Augusto, a petición de Eugenia, le había conseguido un empleo a Mauricio. Una mañana, el exnovio va a casa de Augusto para agradecerle su gesto y le dice que sostiene una relación con Rosario.

XXIX. Todo estaba listo para la boda, la gran fiesta que Eugenia había organizado, pero, esa mañana, Ludivina le entrega una carta. Eugenia lo dejaba pues se iba a vivir con Mauricio. Le agradece el empleo.

XXX. Víctor se encuentra a Augusto hundido en la tristeza. Mientras el joven hablaba de su tristeza Víctor bromeaba.

XXXI. Eugenio había decidido suicidarse. Pero antes quería consultarlo con el autor del libro, Miguel de Unamuno. Miguel le dice que solo él puede decidir su destino pues es el creador de Augusto Pérez y que mejor él lo mataría.

XXXII. Desolado, Augusto Pérez regresa a su casa convencido que es su última noche. Después de hablar incoherencias con sus criados se va a dormir y ya no despierta.

XXXIII. Miguel de Unamuno tiene un sueño con el joven. Miguel sueña que se muere y cuando amanece decide escribir la historia de Augusto Pérez.

Personajes

Augusto Pérez, personaje principal. Joven bien educado y de buena posición que no tiene más familia que sus dos sirvientes. Obsesionado con los libros, vive en un mundo fantasioso y atormentado por la falta de amor.

Eugenia Domingo del Arco, personaje principal. Maestra de piano que odia su profesión. Interesada en el dinero y sumamente terca.

Víctor, personaje secundario. Fiel amigo de Augusto. Joven, de buena posición, con lo mejores deseos para su amigo.

Ludivina, personaje secundario. Cocinera y criada de Augusto. Responsable de cuidar los bienes de su amo y preocupada por su felicidad.

Ermelinda, personaje secundario. Tía de Eugenia. Interesada en el dinero de don Augusto. Amargada y muy cruel con su marido.

Rosario, personaje secundario. Joven humilde, de buenos sentimientos. Llega a sentir mucho cariño y compasión por don Augusto.

Fuente