Resumen de El viejo y el mar (Ernest Hemingway)


Con la apariencia y el cuerpo endurecidos, un viejo pescador que desde hace más de dos meses regresa al puerto con la barca vacía, abriga la secreta esperanza de terminar esta vez con la mala racha que le ha conseguido el desprecio de los demás pescadores. Por su desmesurado orgullo, Santiago (el pescador) no acepta ninguna ayuda e incluso rechaza la compañía de un niño que lo admira y que, no obstante su poca suerte desearía acompañarlo en sus salidas al mar. Santiago lucha obstinadamente por conservar aun enorme pez que ha picado su carnada, por lo que el viejo agota toda su energía tratando de controlar el rumbo de la canoa y conservar su preciado trofeo.

Había una vez un viejo pescador el cual estaba solo y ya hacía meses que no pescaba una vez conoció a un muchacho el cual sus padres se lo habían dado para que lo enseñará a pescar y le ayudara, el muchacho era muy servicial y amable mientras que el viejo era un tanto orgulloso. Algunos pescadores al verlo sentían lástima de él, pero nunca se desanimó y siguió esforzándose por salir de la mala racha en la que se encontraba. Un día el muchacho le propuso que fueran a pescar y que él lo ayudaría a lo que el viejo se negó ya que quería tener sus propios méritos. El muchacho lo admiraba y un día en una conversación le dijo que creía que él era el mejor pescador a lo que el se puso furioso menospreciando sus mismos logros.

El viejo pescador era tan aferrado que un día mientras pescaba sus sedales atraparon un pez demasiado grande cómo para que fuera reconocido por ese pez, entonces se propuso no soltarlo; pasó varios días en su barca ya que el pez seguía nadando y movía el bote. Al estar deteniendo el sedal se cortó la mano de lado a lado la metió al mar ya que pensó que el agua salada lo curaría pero al contrario lo dejo con un calambre durante varias horas; hasta que por fin pudo mover un poco su mano, luego decidió echar otra carnada parea sacar algo de comer pesco un dorado se lo comió crudo y durante todo el tiempo que estuvo ahí empezó a descubrirse a él mismo a darse cuenta de que pescar no era todo en la vida y de que no podía vivir solo toda su vida. Para colmo después de todo el esfuerzo termino comiéndose a aquel pez gigante.

También se dio cuenta de que toda su vida se la había pasado peleando contra todos los pescadores por sobresalir en vez de ponerse a reflexionar de lo primordial en su vida, de pronto dejo de estar perdido en medio del océano al llegar el muchacho lo recibió con todo el amor y el respeto. Ahora que había regresado de tal experiencia el muchacho lo admiraba cada vez más; Santiago le pidió al muchacho que le llevara comida, agua y un periódico. En ese tiempo había turistas en el puerto de pronto una mujer vio el bote del viejo y vio un esqueleto de un pez enorme al preguntar que animal era le respondieron que era un tiburón. El joven se quedó junto al viejo observándolo mientras dormía.

Personajes

Santiago: Personaje Principal, él era un viejo, flaco, desganado, con arrugas profundas, con manchas por el cáncer, pero sus ojos azules como el mar, alegres e invictos, los demás pescadores se reían de él por la forma en que actuaba, lo tomaban como loco, pero eso a él no le importaba. Era muy personalista y no le gustaba recibir ayuda de nadie.

El muchacho: Personaje que acompaña a Santiago en todas sus aventuras y al que quería, admiraba y respetaba aún en contra de lo que sus padres, solo visitaba a el viejo de vez en cuando ya que sus padres lo mandaron a trabajar con otros pescadores en donde pudiera ganar dinero.

Fuente